LA SOLUCIÓN FINAL

La llamada “solución final” tenía como principal objetivo eliminar a todos los judíos de Europa. Se terminó de planear por el régimen nazi durante un encuentro secreto en una quinta de Berlín, durante la conferencia de Wannsee en 1942.

En la solución final estuvieron fuertemente involucrados el teniente general de la SS Reinhard Heydrich; Hermann Göring, mano derecha de Hitler; Adolf Eichmann y el doctor Josef Bühler entre otros. En aquella conferencia se habló sobre Polonia, país con mayor concentración de judíos en el viejo continente y con medios de transportes fáciles para manejar a tanta cantidad de personas. Posteriormente Polonia sería testigo de muchas muertes judías en manos de los nazis.

A partir de esta reunión, en algunos campos de concentración, que pasarían a ser campos de exterminio, se construyeron las cámaras de gas. Para llevar adelante este plan, se pensó la manera más eficaz y sistemática de exterminar a los judíos. Se decidió que dentro de los campos de exterminio matarían mediante cámaras de gas, un gas especial llamado zyklon b. Se pensaba decirles a los que entrarían, que eran duchas de agua caliente para que no se resistieran. Luego, sus cuerpos eran cremados. Si no era de esta manera, los prisioneros que pasaban por campos de concentración morían por condiciones de higiene, hambres enfermedades o por el frío del invierno. Ya desde 1919, el mismísimo Hitler fue quien hablaba sobre esta famosa “cuestión judía” a la cual quería exterminar de Europa, como pilar del nazismo.

Auschwitz-Birkenau (que era el campo más grande), Majdanek, y Chelmno (primer campo de exterminio), Belzec, Sobibor, y Treblinka fueron algunos de los campos de exterminio. Antes de que termine la guerra los nazis destruyeron el campo de Treblinka para no dejar evidencias del lugar que había sido testigo de tantas muertes y que había sido parte de la solución final.

Al finalizar la guerra, dentro de varios campos de exterminio se encontró zyklon b. La cantidad que se encontró alcanzaba para matar a más de cuatro millones de personas, es decir, que en la solución final estaba pensada para borrar por completo la religión judía de Europa.


Imagenes

...

...

...

...

...

...

...

...