LA NOCHE DE LOS CRISTALES ROTOS

En el marco de una Europa revolucionada por el “efecto Hitler”, el 9 de noviembre de 1938 y previo al comienzo de la segunda guerra mundial, tuvo lugar la conocida “Noche de los Cristales Rotos” (en alemán: Kristallnacht). Con la excusa de un hecho sucedido en Paris, la SA –organización policial y militar de la Alemania nazi- y población civil alemana destruyeron los negocios y las sinagogas de los judíos, cobrándoles la vida a varios de sus dueños de manera repentina.

El detonante aquí ocurrió en Octubre de 1938 cuando Hitler sancionó una norma que obligaba a los judíos polacos que vivían en Alemania a regresar a su país. En Paris, el 7 de noviembre de 1938, un hijo de polacos que vivían en Alemania, decidió atentar en contra de Ernst vom Rath, secretario de la embajada alemana en Francia. De esta manera, y en represalia por el atentado de Paris, se manifestó la furia de todos los comandantes nazis cuando ordenaron inmediatamente a la policía de la SA a comenzar con una serie de pogromos -linchamiento multitudinario, de un grupo étnico, religioso u otro, acompañado de la destrucción o el expolio de sus bienes-.

Aquel 9 de noviembre más de 250 sinagogas fueron quemadas, otros 7000 comercios judíos fueron saqueados y luego destrozados en su totalidad. Docenas de judíos fueron asesinados, y cementerios, hospitales, escuelas y hogares judíos fueron saqueados mientras la policía y las brigadas de bomberos se mantenían al margen.

Los acontecimientos en Austria no eran menos terribles, y la mayor parte de las 94 sinagogas de Viena fueron dañadas parcial o totalmente. Esta gente fue sometida a toda clase de humillaciones, incluyendo el fregar los pavimentos mientras eran atormentados por sus compatriotas austriacos.

Esta noche fue llamada La “Noche de los Cristales Rotos” ya que luego de los destrozos y saqueos a locales judíos, las calles alemanas se llenaron de vidrios de los escaparates de las tiendas y a las ventanas de los edificios de propiedad judía.

La mañana siguiente al hecho sucedido, alrededor de 30,000 judíos de Alemania fueron arrestados por el simple hecho de ser judíos. Luego, esos arrestados serían trasladados en trenes hacia campos de concentración. Cientos de mujeres judías también fueron parte de esos arrestos dirigidas hacia cárceles locales. A los judíos se les impuso un toque de queda en donde no tenían permitido andar libremente por la calle en algunas horas del día, por lo que tenían que permanecer encerrados en sus casas.

Luego de este hecho histórico en Europa, los niños judíos menores de edad, también perdían sus derechos al ser echados de las escuelas públicas. También, se les había prohibido la entrada a parques, piscinas públicas y museos. Al ver esta situación, algunos judíos pensaron en el suicidio y otros buscaban irse al exilio para no vivir mas bajo el régimen nazi, otros pensaban asimismo que el fenómeno de Hitler terminaría prontamente y que podrían volver a ser ciudadanos alemanes con todos los derechos, en las mismas condiciones que lo habían sido desde la emancipación.


Imagenes

...

...

...

...

...

...